Contenido

La Fisioterapia pediátrica es la especialidad de la Fisioterapia que se encarga del tratamiento de las enfermedades y/o disfunciones (congénitas o adquiridas) que causan alteraciones motrices durante la infancia, ya sean de carácter permanente o  transitorio. Éstas pueden retrasar o condicionar la calidad del desarrollo motor del/de la menor, limitando su potencial para ser autónomo en su entorno y en la sociedad. Dependiendo si la afectación motora es temporal o permanente, el/la menor será atendido/a durante un periodo concreto hasta la resolución de la anomalía, o bien, el tratamiento podría abarcar toda la vida.

Los objetivos de la fisioterapia pediátrica son: 

  • Ayudar al niño a alcanzar su máximo potencial de autonomía y funcionalidad.
  • Favorecer la participación del/de la niño/a en las actividades de la vida diaria en los diferentes entornos en los que se desarrolla (casa, escuela infantil, colegio o en la comunidad).
  • Proporcionar apoyo a la familia durante el tratamiento, planificando los objetivos a conseguir de forma conjunta.
  • Colaborar de modo interdisciplinar con el resto de profesionales que atienden al niño/a y su familia en los diferentes ámbitos (sanitario, educacional y social).
  • Promocionar la salud en la población infantil.

El/la fisioterapeuta pediátrico/a es el profesional de la Fisioterapia especializado en el desarrollo motor típico en la etapa infantil, y del tratamiento específico de las alteraciones motrices que puedan surgir en esta etapa. 

En AVANZO, integramos la especialidad de fisioterapia según las necesidades del niñ@, trabajando coordinada y conjuntamente con el resto del equipo profesional. Este tipo de intervención permite mayor nivel de eficacia al tratar la globalidad del niño. Se produce una complementariedad entre las distintas disciplinas de intervención que favorecen una mayor consecución de objetivos terapéuticos.

 

Las competencias propias de éste son: 

  • Realización de valoraciones fisioterapéuticas, en las cuales se valora al menor en cuanto a su desarrollo motor grueso y fino, su sistema musculo-esquelético, su control postural, su capacidad de  coordinación y de equilibrio. Se debe tener en cuenta los aspectos motivacionales del/de la niño/a, así como de su familia y entorno. El principal objetivo de la valoración es conocer la realidad del/de la niño/a y de su familia para así planificar un tratamiento acorde a esta. 
  • Planificación de los objetivos a conseguir con la intervención, siempre de forma  conjunta con el/la niño/a en los casos que sea posible, con la familia y con el resto de profesionales que intervengan con el/la menor. Dichos objetivos siempre se caracterizarán por ser realistas y funcionales, marcando un tiempo determinado para alcanzarlos.
  • Establecer la intervención terapéutica más adecuada acorde al/a la niño/a y su familia. El fisioterapeuta pediátrico cuenta con muchos recursos y técnicas, como estiramientos, movilizaciones, ejercicios de fuerza y resistencia, técnicas de fisioterapia respiratoria, control de posturas, ejercicios de coordinación de los segmentos del cuerpo, ejercicios de equilibrio, actividades manipulativas y de perfeccionamiento de la motricidad fina... pero por lo que se debe caracterizar el fisioterapeuta pediátrico es por su trabajo a través del juego y el movimiento.
  • Asesoramiento a la familia y al entorno acerca de las posibles ayudas ortésicas (DAFO´s, bipedestadores, andadores, asientos posturales, etc.) que pudiera necesitar el/la niño/a para favorecer su desarrollo motor, musculo-esquelético o movilidad autónoma, así como el entrenamiento con éstas. Puede realizar asientos posturales o férulas de tobillo-pie en material de bajo coste como es el yeso o el termoplástico. 
  • Coordinación con el resto de profesionales que intervengan con el/la menor en los  diversos ámbitos como son el sanitario (pediatra, médico rehabilitador, traumatólogo, etc.), el  educativo (maestros, Equipo de Orientación Educativa) o del ámbito social (trabajador social, servicios sociales). 

Para realizar un tratamiento fisioterápico de calidad se potencia que la familia tenga un papel muy activo en el manejo y tratamiento del/de la niño/a, ya que el fisioterapeuta debe comprender lo mejor posible su situación biopsicosocial y ajustar el tratamiento a sus necesidades y motivaciones.

 

Áreas de intervención:

La fisioterapia pediátrica interviene en las siguientes patologías: 

  • Patologías de origen neurológico, como la Parálisis Cerebral Infantil (espástica, distónica, mixta), Espina Bífida, ataxia cerebelosa, etc. 
  • Enfermedades neuromusculares, como la atrofia muscular espinal, distrofias musculares (Duchenne, Becker, Steiner), etc. 
  • Síndromes que cursan con afectación motriz como es el Síndrome de Down, Síndrome de Rett, Síndrome Wolf-Hirschhorn, Síndrome de Angelman…
  • Patología de origen músculo-esquelético como la acondroplasia, enfermedad de Perthes, artrogriposis, luxación congénita de caderas, escoliosis, tortícolis muscular congénita, plagiocefalia, dismetría de miembros inferiores, etc.
  • Enfermedades Raras que afecten a un adecuado desarrollo motor. 
  • Retraso del desarrollo motor y/o psicomotor (debilidad/inestabilidad motriz, retrasos madurativos, trastornos del esquema corporal).
  • Patologías del aparato respiratorio: bronquiolitis, asma infantil, fibrosis quística…
  • Afectación del Sistema Digestivo como el cólico del lactante. 
  • Alteración del tono muscular (hipotonía/hipertonía). 

Su principal herramienta de trabajo es el juego de forma que la terapia sea lo más atractiva y motivante para el niño.