Blog
29 Marzo 2020

Rincón de la CALMA

RINCÓN DE LA CALMA

2017 - Taller de yoga (TT) - Actividades y paseos - Secciones de 5 ...

 

                En realidad, se llama técnica de tiempo fuera positivo, pero es más bonito para los niños llamarle su rincón de la calma,  es un recurso que ayuda a los niños a pasar por las emociones cuando suceden cosas que les  sacan de sus casillas o les ponen nerviosos para que  puedan recuperar la serenidad.

                Es un recurso  de muy sencilla aplicación pero que requiere de ser usado con frecuencia para que se genere el aprendizaje y el hábito positivo,  servirá para potenciar en los niños inteligencia emocional y por lo tanto la regulación de sus emociones. Ahora bien, no hace milagros, no se trata de decorar un rincón monísimo en nuestro hogar y sentarnos a esperar y es que sin darnos cuenta  muchas veces les pedimos a nuestros niños que se tranquilicen, pero ¿les hemos enseñado a hacerlo?...

CÓMO USAMOS EL RINCÓN DE LA CALMA:

  1. Lo primero es explicarles cómo se usa y que es un lugar seguro donde puede ir siempre que estén enfadados, tristes, preocupados, nerviosos,... o simplemente cuando quieran estar solos y tranquilos por algún motivo importante.
  2. Sobre todo remarcar que el rincón no es un castigo, sino una herramienta que pueden usar o no.
  3. Las primeras veces hay que ayudarles y cuanto más pequeños más ayuda y compañía necesitarán, siempre desde el respeto y sin sermones en esos momentos. Poco a poco acudirán ellos solitos. Al hacerlo aprovecha para validar sus emociones, ayudarles a identificarlas, que se den cuenta de las señales que le manda su cuerpo, que observen sus sensaciones físicas y sus pensamientos, etc. Y recuerda, de todas las emociones podemos aprender algo.
  4. Explicarles bien cómo usar los diferentes elementos del rincón y haced algunos ensayos juntos. Evidentemente no van a usar siempre todo, pero es importante la variedad para que en cada momento decidan qué les puede ir mejor.
  5. Y cuando se produzca alguna situación que les haga enfadar, perder el control, etc. Recuérdales que pueden acudir ahí para recuperar el equilibrio y, una vez calmados, volver para hablar de ello y buscar soluciones.
  6. El ejemplo es la herramienta más poderosa de la educación. Si nosotros utilizamos técnicas de tiempo fuera para relajarnos y recuperar la calma cuando hemos perdido los nervios será más fácil que ellos también aprendan a hacerlo. Tan sencillo como “ahora mismo estoy muy enfadada y no quiero gritar así que voy a ir a mi habitación unos minutos y cuando esté más tranquila vuelvo y hablamos sobre lo que ha ocurrido”.
  7. No vamos al rincón de la calma para resolver conflictos allí. El objetivo es aprender a utilizar el tiempo fuera como una herramienta para fomentar el autocontrol; una vez recuperada la calma podemos volver al conflicto inicial para buscar soluciones desde el respeto.

        Resumiendo, el rincón de la calma es un espacio que podemos determinar dentro de nuestra casa para ayudar a nuestros peques con el manejo de las emociones. La ira o la rabia son emociones saludables normalmente, solo es cuestión de aprender a atravesarlas sin herirnos ni herir a los demás en el camino. Cuando estamos “en caliente” no somos capaces de expresarnos de forma respetuosa ni de enfocarnos en encontrar soluciones. Enseñar a nuestros hijos a practicar el autocontrol les ayudará a resolver sus conflictos un poco después, de manera pacífica, y este aprendizaje les acompañará durante toda la vida.

 

ELEMENTOS DEL RINCÓN Y DE LA CAJA DE LA CALMA:

        Lo ideal es disponer de un lugar apartado donde poder poner algo cómodo donde sentarse (alfombra, colchoneta,...), así como unos cojines y una caja. Pero siempre podemos simplemente poner una caja cerca de la cama o del sofá. O aprovechar si ya tenemos armado un rincón de lectura.

1.- Sabemos que los estímulos propioceptivos (aquellos que nos aportan información desde nuestros músculos, ligamentos y articulaciones e influyen directamente en el tono muscular, en nuestro esquema corporal, en el control postural y en la planeación motora, entre otros), tienen un efecto calmante para nuestro Sistema Nervioso; nos ayuda a relajarnos y a disminuir el nivel de alerta. Así, tendremos que añadir objetos en nuestra caja que proporcionen sensaciones propioceptivas. El sistema propioceptivo se activa a través de actividades tipo “empujar/arrastrar” por lo que aquellas actividades que involucren peso o presión darán una sensación a menudo calmante y pueden ser útiles para niños que se desorganizan frecuentemente, algunos ejemplos son:

  • Plastilina o slime casero.
  • Peluche para abrazar fuerte.
  • Pelotas antiestrés.

2.- Los elementos visuales también pueden ser de gran ayuda: mediante elementos llamativos para el niño, conseguiremos inhibir otros estímulos y focalizarnos en ese objeto o actividad.

  • Libro favorito
  • Un reloj de arena, una bola de nieve, un reloj líquido o cualquier otro elemento que el niño pueda coger y le anime a sentarse y observarlo detenidamente mientras hace unas respiraciones profundas para tranquilizarse y recuperar la calma. Son muy efectivos y atrayentes

Bote de la calma, directamente relacionado con la relajación de nuestro Sistema Nervioso Central, pues genera un modelo visual e inconscientemente entrega una señal al cerebro que disminuye la agitación. *Podéis encontrar las instrucciones de cómo realizarlo en internet.

Botella de la calma: una botella antiestres para niños ...

3.- Algunos cuentos relajantes.

4.- Algo que les guste oler.

5.- Un  instrumento musical tipo Energy Chime: se golpea el instrumento y se cierran los ojos, se centra la atención en el sonido (que es muy prolongado y se va desvaneciendo muy despacio). Es muy relajante, sobre todo si a la vez intentamos hacer respiraciones profundas.

6.- Juegos de respiración: pomperos o simplemente, coger una piedra con una mano e inspirar profundamente por la nariz, pasar la piedra a la otra mano mientras expulsamos el aire por la boca. Terminar dejando la piedra encima del primer pictograma. Repetimos el proceso con las otras piedras. Es tremendamente útil para obligarlos a centrar la atención en la respiración y el movimiento y así alejar su mente de lo que les agitaba.

7.- Papel y lápices para dibujar o escribir cómo me siento (o una carta).

8.- Un elemento importante es una libreta de soluciones para cuando ya saben escribir, es el paso final, antes de salir del rincón de la calma es bueno que escriban una solución al problema, si creen que hay que pedir perdón por algo….o un pensamiento positivo con el que salir….etc

En general se trata de cualquiera que nos ayude a estar calmados así que es importante  preguntar a los peques qué quieren tener allí. Es importante implicar a los niños en la creación de dicho espacio. También podemos añadir al rincón de la calma alguno de sus peluches preferidos, si ellos así lo quieren, además de decorarlo con algunas fotografías relajantes (preferiblemente donde salgan ellos) o dibujos que ellos mismos hayan hecho. Lo primordial es que sea un lugar acogedor y apacible y que lo diseñemos juntos. Estas son sólo algunas ideas, lo importante es que ellos decidan qué quieren hacer durante ese tiempo fuera para calmarse.

 

 

Técnicas de relajación para alumnos - Psicologia i Logopèdia AP