Blog
27 Marzo 2019

Las funciones ejecutivas guían nuestra conducta.

¿Qué son?

Son aquellas funciones necesarias para dirigir la conducta hacia un objetivo. Se entienden como un sistema cerebral de soporte (hardware) que permite que se den los procesos (software).

 

¿Cuáles son?

 

 

  1. Velocidad de procesamiento. Es la cantidad de información que puede ser procesada en una unidad de tiempo determinada. Más que un proceso en sí mismo, se considera una propiedad del sistema (muy relacionada con la sustancia blanca).
  2. Memoria de trabajo. Es la capacidad para registrar, codificar, mantener  y manipular la información. Está compuesta por tres sistemas: bucle fonológico (lenguaje subvocal), agenda visoespacial (permite recordar información en orden concreto) y ejecutivo central (mantiene y manipula la información; los componentes anterior dependen de él).
  3. Inhbición y procesos de interferencia.  Es la capacidad para inhibir información no relevante ante una tarea que está en curso o para suprimir respuestas que previamente eran adecuadas, pero ante una situación no resultarían exitosas. Tiene un componente cognitivo/verbal y otro motor/conductual.
  4. Acceso a los almacenes de memoria. Es la capacidad que permite la realización de tareas de fluidez verbal, de carácter semántico (hipocampo) o fonológico (prefrontal dorsolateral).
  5. Ejecución dual. Es la capacidad que nos permite poner en marcha dos funciones cognitivas en paralelo (de manera simultánea), siempre que éstas sean lejanas. Por ejemplo, una tarea motora (tachado) con otra de acceso a los almacenes de memoria (decir nombres de animales).
  6. Flexibilidad cognitiva.  Es la capacidad para modificar de forma intencionada nuestra manera de pensar o actuar adaptándose a las nuevas demandas del ambiente.
  7. Planificación. Es la capacidad para identificar y organizar los pasos necesarios para alcanzar un objetivo.
  8. Branching (“ramificación”). Está muy relacionado con el “paradigma multitarea”. Es un proceso que integra memoria de trabajo con recursos atencionales para la realización de tareas complejas.
  9. Toma de decisiones.  Es la capacidad que nos permite elegir entre varias opciones. Esta función  se considera, a diferencia de las 8 anteriores, un proceso caliente ya que está influido por las emociones.

Además, durante la etapa infanto-juvenil es importante el desarrollo de determinadas competencias ejecutivas, tales como: iniciación de tareas, gestión temporal, regulación emocional o metacognición.

 

¿Cómo son útiles en el día a día?

Niños y adolescentes.

  • Terminar un examen en el tiempo dado.
  • Hacerse cargo de su propio material escolar asi organinzar su mochila (qué necesito, cúando, etc.)
  • Comenzar a tomar de decisiones de diferente índole (qué ropa usar, que intinerario académico elegir,etc.)

Adultos.

  • Recordar un número de teléfono.
  • Cantar la canción que suena en la radio mientras conducimos.
  • Contestar al teléfono mientras realizamos una tarea, y al colgar volver al punto exacto donde la dejamos.
  • Establecer planes de acción ante problemas del día a día: la rotura del coche, el retraso en el cobro de una cantidad de dinero, etc.

 

 

BIBLIOGRAFÍA:

Tirapu-Ustárroz, J., Cordero-Andrés, P., Luna-Lario, P. y Hernáez-Goñi, P. (2017). Propuesta de un modelo de funciones ejecutivas basado en análisis factoriales. Revista Neurología; 64: 75-84.